8 Razones por las que fallan las mangueras hidráulicas

Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Qué vas a aprender en este artículo?

Las mangueras hidráulicas son tubos diseñados para transportar fluidos y son ampliamente utilizadas en el sector industrial, siendo una de las máximas prioridades su buen funcionamiento para evitar fugas y por lo tanto pérdidas de producto o paradas no planificadas de la operación.

Por lo general las fallas en estas mangueras se pueden evitar teniendo adecuadas precauciones, protegiendo correctamente las mangueras hidráulicas se puede reducir el tiempo de inactividad que provocan sus fallas. A continuación se describen las 8 razones principales por las que fallan las mangueras hidráulicas.

1. Erosión del tubo:


Esto puede causar fugas externas en las mangueras hidráulicas, la mayoría de las veces la erosión del tubo es causada por corrientes de fluido a alta velocidad, o por partículas en el fluido.  Para evitar la erosión del tubo se pueden usar tablas de estandarización que muestran el tamaño recomendado para la manguera de acuerdo a las velocidades que se usan en la aplicación. También es importante revisar que la manguera no esté doblada impidiendo el paso del flujo, o que el fluido no sea abrasivo para el tubo interior.

2. Compatibilidad del fluido:


En ocasiones las fugas externas son resultado de problemáticas de compatibilidad de fluidos, estos hace que el tubo interior y hasta la cubierta exterior se hinche y deteriore, las mangueras deben ser compatibles al 100% con los fluidos que van a transportar, no únicamente con el tubo interior sino también con la cubierta exterior. Esta información se puede consultar en tablas de resistencia química para mangueras hidráulicas o directamente con el fabricante.

3. Aire seco:

A veces el tubo interior de la manguera presenta grietas debido al aire seco o al envejecimiento, es una falla complicada de detectar ya que no afecta la flexibilidad de la manguera, pero habrá signos de fuga externa, sin que aparezcan como tal grietas en la manguera. Este problema se puede evitar confirmando que la manguera utilizada está calificada para aire seco, elevando el punto de rocío del aire, y revisando el tiempo de vida útil de la manguera.

4. Radio mínimo de curvatura:

Si no se cumple con la especificación del radio mínimo de curvatura muy probablemente los ensambles de la manguera fallen rápido, sobre todo en aplicaciones de vacío o succión, se dificultará o restringirá el flujo. Para evitar fallas es necesario confirmar el radio mínimo de curvatura con el fabricante y si es necesario reemplazar ensambles o cambiar el ruteo para que se pueda cumplir.

5. Profundidad de inserción:

Si el ensamble de la manguera hidráulica no se instala adecuadamente se pueden correr riesgos, es importante presionar las conexiones de manera que cumplan con la profundidad de inserción recomendada, de lo contrario las conexiones podrán salirse, averiando el ensamble y poniendo en riesgo la operación y a los trabajadores. El último agarre en el casquillo de la conexión es esencial para la fuerza de sujeción; existen bloques de profundidad de inserción de mangueras que son sencillos de usar para marcar la manguera a la altura adecuada para su correcta inserción.

6. Ensamble correcto:

En ocasiones la contaminación causa fallas en las mangueras hidráulicas, cuando se corta una manguera algunas partículas metálicas u otros contaminantes externos pueden depositarse dentro de la manguera, por lo que debe limpiarse con extremo cuidado, se lo contrario estos restos abrasivos contaminarán todo el sistema causando fracturas en el tubo interior de la manguera, terminando en fugas. Es imprescindible limpiar la manguera antes de colocar conexiones pero también después del crimpado de las conexiones, asegurándose de tapar los extremos de la manguera para mantenerla limpia en su transporte.

7. Calor extremo:

Algunas fallas en mangueras hidráulicas ocurren tras el sobrecalentamiento del ensamble,  este hace que la manguera se vuelva rígida, endureciendo el tubo interior que comienza a agrietarse, cuando esto sucede se puede observar resequedad en la cubierta, otra manera de detectarlo es que la manguera permanezca con la misma forma que tenía instalada al ser retirada de la aplicación, cuando se flexiona se escucha el efecto de las grietas. Es necesario verificar que las mangueras hidráulicas estén calificadas para trabajar  a la temperatura que requiere la aplicación.

8. Abrasión:

Es importante revisar constantemente las mangueras hidráulicas, de lo contrario la abrasión provocada por sus rigurosas tareas diarias puede ocasionar fugas o que la manguera reviente. Es necesario que en esas revisiones se verifique que la manguera no tiene roces excesivos contra objetos externos u otras mangueras de manera que se esté desgastando la cubierta. Ya que la cubierta está fabricada para proteger a la manguera se debe estar alerta a los signos de daño en ellas, existen protectores para cubiertas como son las guardas y mangas que funcionan como fundas adicionales para la seguridad de la manguera.

De tal manera que todas las fallas en mangueras hidráulicas se pueden evitar con la correcta selección del ensamble, eligiendo uno que cubra por completo los requerimientos de la aplicación que lo requiere. Además de un correcto mantenimiento con revisiones continuas y considerando su tiempo de vida útil.

¿Te resultó útil esta información?

Ayúdanos a compartirla para que llegue a las personas que pueda serle útil.

Puedes enviarla fácilmente a través de WhatsApp.

Recuerda que compartir información  es otra forma de ayudar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
¿Te gustó? Déjanos tus comentarios